miércoles, 31 de diciembre de 2014

¿Irá todo a mejor?

Ya estamos a 1 de enero de 2015... menos mal.

Sinceramente espero que las cosas vayan a mejor este año ya que el 2014 ha sido uno de los peores años de mi vida.

Empecé el año realmente mal, bueno, yo creía que estaba bien pero los llantos de arrepentimiento cada noche mezclados con la fragilidad, la presión por los estudios y el perfeccionismo decían todo lo contrario, me estaba hundiendo cada vez más en mis pensamientos obsesivos y nadie parecía darse cuenta, suplicaba ayuda con los ojos pero los tenía cerrados ante todos... menuda idiota.

Al final conseguí sacar adelante el curso acabando con una media de sobresaliente, cosa que me sorprendió debido a lo completamente descentrada que estaba.
De repente algo cambió y empecé a hacerme más daño todavía, quería hacérmelo, necesitaba sufrir, necesitaba saber que algo no estaba bien para matarlo de una maldita vez... pero fue a peor, nada más ocupaba mi cabeza, tenía pesadillas con ello, mi vida se basaba en una mentira constante, una mentira de la que a veces me reía histéricamente y otras veces lloraba mientras sentía que me ahogaba, ¿recuerdas el texto de "dónde estás"? lo sé, es una mierda, pero me buscaba a mi misma, quería encontrarme en mi cabeza, hacía mucho que había dejado de ser yo, no era más que una máscara de optimismo que se iba hundiendo y aislando poco a poco. Y llegó el verano, y con él la luz, ese algo se escondió, quizás lo enterré yo, no lo sé, pero seguía notando su presencia, aunque ya no me controlaba, al menos no siempre, mi vida ya no era un círculo vicioso. Aguanté, sonreí, reflexioné y aquí estoy, cada día más cerca de estar en paz conmigo misma y de hallar la felicidad... solo espero que el 2015 sea mi año, acabe ya con todo y contrarreste toda la tristeza acumulada. Créeme, no merece la pena dañarse a uno mismo, al fin y al cabo somos todo lo que tenemos.

Laura.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Quédate.

Mira que pongo barreras en mi vida.
Y te las saltas.
No te encariñes.
Y te encariñas.
Te digo que soy una mala persona.
Me repites día a día lo maravillosa que soy para ti.
No pasa nada.
Sabes que pasa algo.
No me quieras.
Me quieres.
No dejes que te quiera.
Te quiero.

Eres un cabezota y un idiota a veces, y sabes que no tengo reparo en repetírtelo cada cinco minutos, pero aun así has conseguido que te quiera, y que me permita a mi misma que alguien dependa en cierto modo de mi.

No sé si me gusta o lo odio, lo único que sé es que no quiero que te vayas.

La belleza de lo oscuro.

Vuelven a ser altas horas de la madrugada y sigo sin poder dormir... llevo así muchos tiempo y estoy viendo que en nada acabo en el hospital desvanecida, pero en el fondo me gusta no dormir, cuando no consigo conciliar el sueño por las noches hago algo que mi yo-zombie del día es incapaz de hacer: pensar claramente sobre temas que a primera vista pueden parecer irrelevantes pero que en mi cabeza ocupan horas y horas de discusión conmigo misma. 

Antes de ponerme a explicar lo que se me está pasando por la cabeza me gustaría que escuchases esta canción, no te voy a mentir, yo la descubrí gracias a un video que subió un fan de My Little Pony animado por él mismo con la música de fondo y hoy tras mucho tiempo la he escuchado de nuevo sin el vídeo, prestándole atención a la letra y me encanta.




Desde pequeña he sido una persona que aprecia un montón el pasar tiempo sola hablando con ella misma, tanto que muchas veces rechazo planes con excusas baratas para poder apagar la luz, poner música instrumental de fondo y tumbarme en la cama a meditar e imaginar cualquier cosa. 

También me siento muy atraída por la oscuridad y el frío, pero sólo si me aseguro de que estoy totalmente sola cuando estoy en lugares con estas características. No me malinterpretes, no me considero una persona triste, melancólica quizás, pero triste no... veo belleza en la oscuridad, el frío y el silencio, creo que lo más hermoso nunca está visible a simple vista y la mente es el modo de acceder a ello, para mi estar en un lugar así me hace fundirme conmigo misma, aceptarme por fin y poder dialogar con mi cabeza en un lugar en el que me siento resguardada. 

Me gustaría poder encontrar amigos con los que la charla sin sentido no sea algo obligatorio para suplir el... ¿incómodo? silencio y poder tumbarnos todos en la hierba a leer y contarnos curiosidades que hayamos descubierto, que los temas de conversación no sean cotilleos que a nadie le incumben ni chistes estúpidos. Agh. Estoy harta de estos chistes, suelen ser siempre los mismos, la misma temática, una y otra vez, alguien los suelta y se ríen, yo los suelto y se ríen, tú los sueltas y se ríen, y se ríen, y se ríen ¿pero no te das cuenta de que dicho una vez ya es suficiente? estoy siendo una hipócrita enorme ya que muchas veces soy yo la que adopta el papel de la graciosilla, un papel en el que llevo metida años y no me gusta nada, pero debo mantener para suplir la tensión que alguna fuerza extraña hace surgir con el silencio (o quizás somos idiotas y nosotros mismos la hacemos surgir, quien sabe) no quiero que las personas que están conmigo se sientan incómodas, quiero que si me importan sean felices, y yo las veo felices cuando les saco una sonrisa, me siento feliz cuando me la sacan a mi, desde luego, pero a veces veo en los ojos de esa persona que esconde tristeza, no tristeza en un sentido superficial, tristeza acumulada y oculta, y quiero que se de cuenta de que lo veo, y quiero que me vea a mi, que nos quedemos callados y empecemos a entendernos con la mirada. Que para mi una amistad es eso, no es salir de fiesta, no es usar a tus amigos como un objeto de diversión, no es contarles todo sobre tu vida, no es poner verdes a otras personas. Una amistad es entendimiento, entendimiento y confianza, y para eso no hacen falta palabras, no hacen falta detalles, basta una mirada y si eso un fuerte abrazo.


Laura.

martes, 9 de diciembre de 2014

Elizabeth Comstock, expocomic 2014. ¡COSPLAY, COSPLAY, COSPLAY!

¡Hola...! últimamente estoy muy metida en el mundillo del cosplay y realmente estoy aprendiendo a coser y a hacer complementos para que en un futuro próximo pueda hacer mis propios trajes sin que mi maravillosa abuela costurera me eche una mano.

Y bien, este domingo (y quizás el viernes si consigo sacar dinero del subsuelo) voy a ir a la expocomic (aquí os dejo un enlace por si os interesa) y hace un mes o así me propuse transformar el cosplay de Elizabeth que ya había llevado en la versión de este mismo personaje que aparece al principio del juego, antes de matar a Daisy Fitzroy, vaya.

Este era el traje del que partí, lo que hice en un principio fue recortar y coser los bajos de la falda, además de teñir el cuello de una camisa blanca que ya tenía y usar una tira de tela vieja como pañuelo:

                                                  Disculpad lo cutre que es la segunda foto, de ese día
                                                       sólo tengo un vídeo de mala calidad y esa es una captura.


Obviamente esto no era más que una prueba mal hecha de cómo debería quedar, lo hice entre las 2 y las 5 de la mañana. Tras eso fui a comprar telas con mi abuela y mi madre y mi abuela me dio las pautas para coserle un cuello a una camisa blanca nueva que compré, añadirle detalles a la falda y coser un pañuelo que no pareciese robado a un vagabundo...
[¿Por qué se dice vagabundo en lugar de vagamundo? me encanta esta última palabra, es preciosa]




Tenía pensado llevar como complemento del cosplay el algodón de azúcar que coge Liz, pero pensé que llevar un libro sería más adecuado, así que se me ocurrió que podría llevar el libro con el que intentó arrear a Booker cuando este la intentó sacar de Monument Island y bueno, este es el proceso y el resultado del diseño, todavía tengo que imprimirlo y pegarlo.





Todavía había algo que no encajaba: el pelo. Actualmente lo tengo del color adecuado, pero por los hombros, así que he comprado una extensión de coleta de Claire's (¡malditamente cara, me clavaron 27 euros!) y eso le da el toque final al cosplay. No he mencionado que pedí lentillas azules por internet. Lo especial que tienen estas lentillas es que el radio del iris es más grande de lo normal, se llaman circle Lenses y sobre todo en Asia son muy populares. Este es el enlace para comprarlas online.



Finalmente, este es el resultado del cosplay sin el collar (todavía lo estoy arreglando)





Editaré la entrada o crearé una nueva con las fotos que haga en la expocomic :) ¡Gracias por leerme, suerte si estás planeando o haciendo un cosplay y ojalá nos veamos por la expo!


Laura.



sábado, 29 de noviembre de 2014

Pequeño razonamiento de hace un par de días.

La causa directa de la muerte es la vida, todo lo vivo muere.
Nosotros no elegimos la muerte, pero tampoco la vida.
Quienes eligen la vida y por derivado la muerte son nuestros padres biológicos.
Por lo cual cuando afirman que te han dado la vida, te han dado la muerte.

Tú no has pedido la vida, eres un capricho que lo va a pagar con
la muerte en un futuro. No digo que haya maldad en tus padres pero...
¿De verdad la excusa de ''tienes que obedecerme porque gracias a mi estás vivo'' es válida?

Kentang [4]

Cuando el oráculo desapareció, el aire comenzó a volverse más y más denso, hacía un calor asfixiante y los dos amigos seguían tumbados en mitad de la sala, temblando. Bruce tenía cogidas con fuerza las manos de Lillian, sentía que caería al abismo si las soltaba y mientras la chica no paraba de farfullar.

- Es una trampa -dijo Lillian mientras intentaba levantarse bruscamente- no podemos salir de aquí -le fallaron las piernas de nuevo y cayó al suelo con un sollozo.

Bruce miraba a nada y a todo a la vez, escuchaba la voz de su amiga como si fuese un susurro nublado por el rugido de los árboles, pero no había árboles, ni susurro, no había nada que salvar, estaba vacío. Intentó centrarse en la voz de su amiga y creyó entender algunas palabras sueltas, cerró los ojos y entornó los labios lentamente- Tranquil... - en ese instante la voz se le quebró, Lillian tenía los ojos en blanco con la vista fijada en el techo, ya no temblaba.

La joven comenzó a levitar como si de un muñeco de trapo se tratase. Su cara pareció demacrarse por unos instantes, ya no era ella, el odio inundaba su mirada.

- NO HAY SALIDA, VUESTRO DESTINO ESTÁ SELLADO -dijo la chica con una voz masculina y áspera- SI HABÉIS DE MORIR, QUE ASÍ SEA.

El cuerpo de Lillian, poseído por alguna clase de hechizo, salió disparado contra una de las paredes de la sala y comenzó a tener fuertes convulsiones. Volvió a reinar la oscuridad y bruce intentó llegar a ella a tientas, la temperatura de la sala comenzó a descender considerablemente y un dulce olor a jazmín excitó su pituitaria. Cuando el chico encontró a Lillian, en el suelo, desmayada seguía temblando. Bruce cerró los ojos con fuerza y apretó los puños ¿podría ser posible? ya no oía voces, no sentía la tormenta del pasado, sólo veía a su amiga tendida en el suelo, sólo pensaba en ayudarla. Se quitó la capa y envolvió a la joven en ella... en cuanto el tejido tocó la piel de la joven, esta abrió los ojos de golpe y se convirtió lentamente en un montón de ceniza. No, no, esto no podía estar pasando, algo tenía que ir mal... imposible, no, es un juego, una broma de mal gusto.

En ese mismo instante, un addadudi comenzó a sonar, era una melodía triste, lenta y lúgubre. Las notas se clavaban en los oídos de Bruce, era el ''himno de los difuntos'', había sonado en el homenaje a los soldados caídos unas semanas atrás.

Bruce, inmóvil, sintió como cada copo de nieve se derretía al contacto con su piel, estaba allí, junto al rey de Nijaru. La condecoración a la valentía le pesaba en el pecho. Sus piernas le volvieron a doler, apenas podía sostenerse. La melodía seguía sonando, ya no estaba en la ceremonia. Uno de sus compañeros acababa de exhalar su último suspiro, estaban muriendo todos a su alrededor y él no podía moverse. Morirían por su culpa, o eso pensaba él. La melodía estaba a punto de acabar. Ahora Bruce tenía nueve años, su padre no jugaría más con él, el charco de sangre manchaba la dura nueve y un puñal asomaba de su pecho.

- Es culpa tuya, Bruce, no llegaste a tiempo -dijo su padre moribundo- no llegaste a tiempo... -hubo una pausa- no me pudiste salvar a mi y tampoco la podrás salvar a ella- tras eso bruce dejó de respirar mientras todo comenzaba a dar vueltas a su alrededor, lo último que vio fue la cumbre de aquella montaña helada, con el dragón mirándole directamente a los ojos. La melodía dejó de sonar.




(Se me olvidó mencionar que Guillermo también colabora en la historia :3)

viernes, 21 de noviembre de 2014

Kentang [3]

Bruce y Lillian caminaron juntos hasta el cobertizo en el que se hospedaban. Cada vez hacía más frío en aquel pueblo en lo alto de las montañas, estaba llegando el invierno.

- Debemos estar en el negativo de la escala de Rakvor -se dijo Lilly a si misma mientras contemplaba a su amigo intentar abrir la puerta.
- Cerrada -resopló Bruce mientras arqueaba las cejas examinando con cuidado cada centímetro de la puerta- ¿estás segura de que era aquí donde quería que viniésemos el mago?
- Tú mismo lo oíste, intenta forzarla... 

La chica observó los intentos de su amigo de tirar la puerta abajo durante unos cuantos minutos. Bruce se enfurecía más tras cada golpe, pero no parecía servir de mucho.  El cielo se estaba poniendo cada vez más oscuro, y cuando el sol comenzó a ocultarse tras las montañas Lillian lo vio, un resplandor celeste casi imperceptible saliendo de la puerta.

- ¿Lo has visto? -preguntó Bruce mientras se alejaba lentamente de la puerta.
- Es un hechizo de custodia mágica, te devuelve el daño recibido y protege lugares de los enemigos del lanzador  -Lillian se acercó poco a poco a la puerta y la examinó con cuidado- Aparta, creo que sé lo que debo hacer -cerró los ojos y un susurro de palabras arcanas comenzó a salir de su boca, sus pies se elevaron ligeramente del suelo y extraños símbolos de color dorado comenzaron a orbitar alrededor de su cuerpo a la vez que el brillo celeste de la puerta iba desapareciendo poco a poco. Cuando la puerta dejó de brillar alzó la voz y todos los símbolos que la rodeaban convergieron en un haz de fuego que lanzó a la puerta y esta explotó. Lilian sonrió mientras se desvanecía, ya no veía, sólo sentía el sonido de Bruce corriendo hacia ella y el dolor que le producían las quemaduras que estaban surgiendo poco a poco en su piel- lo siento, todavía me queda mucho por aprender.





El suelo estaba frío y astillado, corrientes de viento gélido se colaban por las ventanas  y ella seguía allí tumbada, inmovilizada por el dolor y ciega.

- Hay que pagar un precio.

Lillian tosió e intentó levantarse mientras buscaba inútilmente con la mirada la procedencia de aquella voz.

- Para entrar aquí, hay que pagar un precio.
- ¿Dónde estoy? -preguntó la chica confundida mientras respiraba agitadamente.
- ¡LILLIAN! -era una voz masculina, la reconoció enseguida.
- ¡BRUCE! ¿¡dónde estás!? -Lillian se levantó y corrió hacia el sonido, tropezándose y cayendo estrepitosamente al suelo- ¿Dónde estoy? ¿Dónde estamos?
- Es mejor que él te lo explique -la voz de Bruce estaba rota, sin vida.
- Os lo dije, moriréis si vais a luchar contra Kentang -Lilly sentía la voz cada vez más cerca- y si queréis cambiar el futuro, no podéis partir del pasado predicho.
- Oráculo -dijo Lilly en un susurro mientras este le colocaba la mano en el hombro.
- Tú has perdido parte de la visión, pero tu amigo... -el hombre miró a Bruce y frunció el ceño- tu amigo se ha perdido a si mismo al llegar hasta aquí. A tu izquierda, joven aprendiza, ¿lo sientes?

Lillian se centró en el sonido que rompía el silencio de aquella sala y poco a poco comenzó a distinguir voces, voces angustiadas y llenas de dolor... primero fue su madre, luego su hermano y por último Bruce. Cada palabra se le metía en la cabeza y sentía como si ella misma muriese poco a poco al mismo tiempo que las voces- ¡Basta! ¡Haz que pare! ¡HAZ QUE PARE! -se llevó las manos a los oídos y empezó a gritar hasta que sintió las puertas cerrarse y su cabeza dejó de estar nublada.

- Bruce... -la chica llamó a su amigo entre lágrimas, pero este no contestó.
- El soldado tuvo que cruzar ese pasillo para que llegaseis hasta aquí -la voz del oráculo era cada vez más seria- tardó dos días. 

Lillian sintió cómo le empezaba a dejar de llegar aire a los pulmones a la vez que su respiración se agitaba más todavía y se le entumecían las extremidades. El oráculo la sostuvo cuando se puso totalmente en pie con la intención de ir hasta su amigo.

- Cambiar el destino requiere un sacrificio, debes perder tu pasado, debes cambiar. Señorita, tienes suerte de haber cruzado inconsciente y de haber pagado un precio tan bajo. La visión es algo que quizás pueda recuperar, pero una vez se rompe el alma, no hay vuelta atrás.
- ¿Qué quiere que hagamos? -preguntó Lilly mientras apretaba los puños.
- Salir vivos de aquí -El oráculo guió a la chica hasta Bruce y ella se sentó al lado de su amigo, cogiéndole la mano mientras este temblaba- Como veis, este no es el lugar donde estuvisteis descansando en vuestra estancia en la aldea, se trata de una última prueba, una prueba en la que si sobrevivís tendréis todos los conocimientos que podemos ofreceros, una prueba para que os volváis fuertes.

Hubo un silencio momentáneo y el mago pronunció unas palabras en arcano que le hicieron desaparecer, dejando a Bruce y a Lillian solos en la oscuridad. 


lunes, 29 de septiembre de 2014

Eudemonía.

Echo de menos la tenue luz que emerge de entre las hojas de los árboles cuando reina la oscuridad,
echo de menos que la ruptura del silencio no sea consciente,
echo de menos despertar abrazada por la vida, sentir las gotas de rocío recorrer la palma de mi mano,
echo de menos la libertad, la brisa helada acariciando con suavidad mis mejillas mientras poderosos rugidos emergen de la parte trasera de las montañas...
echo de menos un lugar en el que nunca he estado.

No me gusta despertar sin un propósito,
los hombres no podemos controlar el tiempo, eso es obvio... pero conforme pasan los días cada vez me doy más cuenta de que mi tiempo es controlado por alguien, algo... todavía no sé lo que es.

Te puedo asegurar que odio levantarme pensando más en las obligaciones que en el nuevo día, odio entrar en el tren, realmente lo odio ¿sabes lo que es ver a toda esa gente? se nota que casi todos van obligados a alguna parte, que quisieran hacer otra cosa, y lo peor es que quizás lleven así días, semanas, años, décadas... y yo, tristemente, voy por el mismo camino.

Entiendo que podemos referirnos a nuestra sociedad como una gran máquina en la que nosotros somos los engranajes, somos partes necesarias para que el sistema funcione y desde que nacemos tenemos la vida predeterminada. Quizás suene escéptico, o loco, pero pienso que aunque nos lo traten de ocultar y adornar, en el fondo no somos más que esclavos del sistema.

Y la pregunta que me hago es ¿podemos escapar? ¿que pasaría si lo hiciésemos? aún no he encontrado la respuesta, pero espero hallarla en un futuro próximo y espero que se deba a que la he experimentado. Sé que hay personas que viven felices en el mundo que se les ha programado, y no tengo nada en su contra, pero a mi no me gusta el futuro que la mentalidad general pretende que tenga y quiero huir, no quiero vivir para trabajar, no soy un traje, una cifra o una profesión, no necesito a nadie a mi lado para hallar la felicidad, no hay un dios que me guíe, no estoy alienada, no creo que haya algo más allá que nos controle y deba decidir sobre la ética de nuestras acciones, creo en la ciencia, en el método científico, pero tampoco soy quien para considerar inferiores a los que no tengan mis creencias, no quiero tener hijos, ni vivir en una gran ciudad, ni ir a cenas donde todos los invitados se odian y asisten por obligación. Quiero vivir en mi realidad, que sé que se encuentra en alguna parte más allá de mi cabeza.

Todo esto suena muy idílico, pero si lo consiguiese, creo que poco a poco me estaría acercando más a mi propia eudemonía.



martes, 22 de julio de 2014

Kentang [2] continuación.

Pasaron al menos diez minutos hasta que Bruce consiguió levantarse, pero cuando lo hizo volvió a caerse al suelo, y estuvo otros diez minutos tumbado boca abajo pensado en la mala muerte que habia podido tener Lilian y todo esto por las heridas de sus piernas, ahí fue la primera vez que Bruce se sintió un verdadero lisiado y un inútil, una chica inocente había muerto por su culpa... Pero no, en lo mas profundo de su ser sabía que Lilian no podía haber muerto, era demasiado listilla y sacando las fuerzas de los Dioses y apretando los dientes, se levantó recogió su mandoble, y las provisiones, también miró entre los arbustos en los que Lilian se había escondido, recogió sus objetos personales y Bruce comenzo a caminar en busca de Lilian
-¡LILIAN!... ¡LILIAN!- gritó Bruce mientras edperaba alguna respuesta.

Lilian escuchó gritos a lo lejos, pero el dolor de las quemaduras le impedía concentrarse en nada y no era capaz de distinguir lo que decían, pero estaba segura de que eran de Bruce. Estuvo unos minutos gimoteando en el suelo, las quemaduras le producían un dolor punzante que me impedía moverse. Cuando recuperó algo de fuerza, se sentó con cuidado y se quitó la túnica y la camiseta, después apoyó la espalda sobre la nieve y suspiró aliviada, aunque al levantarse la nieve estaba roja, por lo que estaba bastante herida. Sacó con cuidado una tela del saco y se la ató a modo de camiseta, luego volvió a ponerse la túnica y comenzó a gatear siguiendo la voz que la llamaba, aunque muchas veces caía rendida en la nieve y tenía que parar a descansar.
-¡BRUCE! -gritó lo más alto que pudo-

¿Lilian? ¿Esa era su voz llamándolo? Si, Bruce estaba seguro que era Lilian.
-¡LILIAN!-gritó Bruce mientras caminaba lo mas rapido que podía hacía donde venían los gritos.
Estuvo caminando unos minutos hasta que la vio. Estaba tendida en suelo, y tumbada de lado, se acercó a ella. Estaba inconsciente, pero respiraba y su corazón latía.
-Estás viva- dijo Bruce casi entre sollozos, no entendía como podía preocuparse tanto por alguien a quien apenas conocía- Estas viva- volvió a repetir. 
Pero no podía quedarse asi, era obvio que estaba herida, sacó la pomada para sus heridas y se la empezó a aplicar en cada quemadura de su cuerpo. Esperó a que la pomada hiciese efecto y le cambió los vendajes. Solo le quedaba esperar.

Tras gritar el nombre de su compañero le flaquearon las piernas y cayó de bruces a la nieve, se quedó allí tumbada, no sé podía mover. Pensó que moriría congelada hasta que vio una sombra acercarse, pero cuando la sombra se acercó ya no veía, tan solo oía sonidos del exterior como si fuesen susurros, le pareció oír 'Estás viva, estás viva' pero supuso que eran imaginaciones suyas, así que perdió la conciencia del todo convencida de que jamás despertaría.
Tras minutos, quizás horas o incluso días, la chica fue abriendo poco a poco los ojos. Estaba tumbada sobre una camilla en una habitación oscura y llena de pieles. Era todo demasiado raro, se levantó con cuidado y caminó hasta una ventana apoyándose contra la pared... se quedó sin aliento al contemplar el panorama: estaba en lo alto de las montañas, y debajo se veía lo que parecía una aldea, pero no era una aldea normal, tenía un toque mágico ¿de veras existía? ¿cómo habían llegado allí?
El ruido de la puerta abriéndose la sacó de su asombro y la devolvió a la realidad, Bruce estaba allí y sus piernas habían mejorado bastante.
-¡Bruce! -dijo con una sonrisa-

Tras cambiarle los vendajes, Bruce se quedó dormido en la nieve y volvió a soñar con la batalla que le convirtió en un tullido, pero esta vez todos los soldados eran Lilian y el dragón era el que casi les cuesta la vida.
Cuando despertó era de noche, la luna brillaba y le daba un tono verdoso al suelo, era la noche perfecta. Pero fue entonces cuando sintió un pañuelo que tenía un olor a frambuesa en su boca, acto seguido dejó de moverse, estaba consciente pero no podía mover un solo musculo de su cuerpo. Entonces empezaron a aparecer criaturas que se desplazaban sobre dos piernas y llevaban extrañas vestimentas, muy poco apropiadas para el frío.
Dos de ellas se llevaron en brazos el cuerpo de Lilian y otras dos el cuerpo de Bruce. 
Bruce no consiguió ver nada hasta que llegaron a una especie de muralla del mismo color que las montañas, a Lilian la llevaron a una choza de un color rojizo y a Bruce le llevaron a otra mucho mas pequeña y bastante mas oscura. Le tumbaron en una fría camilla de roca y le desnudaron, para empezar a aplicarle unos polvos brillantes en sus heridas, fue entonces cuando Bruce pensó en la posibliad de que ese fuese el pueblo del que Lilian le había hablado, lo habían encontrado. 
A la mañana siguiente Bruce se desperto y ya podía moverse, al levantarse de la camilla apenas sintió el dolor de las piernas, se estaba recuperando. 
Fue hacia la choza donde habían llevado a Lilian, de camino, vio que era un pueblo relativamente pequeño con apenas quince chozas, pero había algo en el que nunca había visto, algo, mágico. 
Al llegar a la choza donde estaba Lilian, la vio durmiendo, alguien la había limpiado la sangre y peinado, un rayo de sol le golpeaba la mejilla, Bruce se sintió realmente aliviado al saber e estaba por fin a salvo. 
Lilian tardó unos minutos en despertase, Bruce! fueron las primeras palabras que dijo.
-Ya era hora de que te levantases- dijo Bruce con una media sonrisa.

¿De verdad estamos aquí? ¿Cómo hemos llegado? -preguntó mientras caminaba hasta Bruce y le daba un abrazo- Creí que no saldríamos de esta
De repente una mujer vestida con un largo vestido azul cian entró por la puerta, llevaba un gorro bastante llamativo y la piel le resplandecía ligeramente... pero lo que más llamaba la atención eran sus ojos, tenía el iris completamente negro. Hizo que Lilian se tumbase y pasó por encima de ella las manos, sin tocarla, luego concluyó con un 'todo bien' y se fue sin más dilaciones.
-Qué mujer más extraña, no parece humana -dijo la chica levantándose de nuevo, no le gustaba estar tumbada mucho tiempo- ¡Oh! -dijo bajando la vista a las piernas de Bruce- están bastante mejor ¿también te las han curado?

-Sí, parece que esos soldados borrachos tenían razón- dijo Bruce bastante orgulloso de los suyos. 
Entonces le contó a Lilian toda la historia de como habían llegado hasta allí, o más bien como les habían llevado hasta aquel mágico lugar. También le contó como unos curanderos le echaban unos polvos en las piernas que le curaron casi al instante. 
Bruce solo podía que aquel lugar era maravilloso.
-¿Deberíamos agradecerles las molestias, no crees?- dijo Bruce mientras obligaba a Lilian a tumbarse para descansar.

-Es magnífico -dijo Lilian maravillada mientras se volvía a levantar pese a que Bruce insistía en que de recostase y descansase- hemos tenido una suerte tremenda encontrando este lugar
Ambos amigos salieron por la puerta, Lilian apoyada en el hombro de Bruce debido a que todavía le solían un poco las heridas de la espalda. Tardaron un poco en recorrer la aldea por esto, pero llegaron a una gran casa con las paredes de cristal, llamaron varias veces a la puerta
-Aquí tienen pinta de vivir los jefes, quizás podamos prestarles nuestra ayuda de algún modo -dijo Lilian mientras se soltaba de bruce-

Bruce volvió a ayudar a Lilian a caminar cuando la enorme puerta de cristal con bordes dorados se abrió sola, lo cual sorprendió mucho a Bruce. 
Había un largo pasillo con un suelo reluciente y con una decoración bastante peculiar, con muchos cuadros de temática alegre. Al final del pasillo había una escalera de madera y a los pies de ella, tres hombres. 
Eran increíblemente parecidos, casi parecían la misma persona, llevaban la misma túnica blanca y los tres tenian una sonrisa muy amplia en sus caras, la unica diferencia es que el del medio tenia barba y melena y el del lateral dercho solo barba, el de la izquierda estaba completamente calvo. 
-Hola Bruce y Lilian- dijeron al unísono, eso hizo que a Bruce se le pusieran los pelos de punta.

Lilian saludó a los hombres con una pequeña reverencia, Bruce la imitó. Estuvieron a punto de preguntarles como sabían sus nombres, pero ambos amigos intercambiaron una mirada y decidieron no hacer preguntas de ese tipo, seguramente los guardias pudiesen leer la mente de la gente, preguntar era inútil.
- Ante todo, gracias -comenzó a decir la chica y entre ella y Bruce agradecieron todo lo que habían hecho por ellos- ¿Hay algo en lo que podamos ayudar?
Los guardias los llevaron a una sala donde estaban reunidos 7 magos, colocados en círculo y discutiendo, parecían alterados. No se les entendía muy bien pero en su discusión aparecía muchas veces el nombre de Kentang.

La sala a la que los guardias llevaron a Bruce y Lilian era una gran habitación circular, completamente blanca y con una mesa de cristal en el centro de ella donde había siete magos sentados. Bruce pensó que todo lo que había en aquel lugar parecía increíblemente caro. 
-Sentaos- dijo uno de los magos con una voz muy dulce cuando se percató de la presencia de Bruce y Lilian. 
Los dos chicos hicieron caso a lo que el mago les pidió y se sentaron en unas sillas de madera. 
-¿Aun no has encontrado a tu hermano, querida Lilian?- dijo uno de los magos mientras una sonrisa se asomaba de su espesa barba negra.

Lilian sintió que el corazón le daba un vuelco y contuvo la respiración unos segundos mientras apretaba con fuerza el brazo de Bruce.
-No, en mi pueblo le han dado por muerto -dijo con la voz temblorosa y mirando fijamente al mago-
-Bien, pues eso no es así -Lilian dio un paso hacia atrás y tropezó, casi tirando a su amigo- pero casi, lleva inconsciente desde que lo encontramos, no hay manera conocida de despertarlo, bueno, sí...-dijo el mago con voz solemne- pero necesitamos algo que es imposible de conseguir...
-¿¡El que!? -dijeron ambos chicos a la vez-
-Un colmillo, pero no cualquier colmillo, un colmillo de dragón del hielo.

Las esperanzas se desvanecieron como el humo, Lilian miró a Bruce.
-Kentang.

Bruce vio como Lilian se encogía, y se hacía una bola, era comprensible, el corazón de su hermano latía , pero no había apenas ninguna posibilidad de que volviese a vivir de una manera normal. Entonces Bruce dijo algo de lo que se arrepentiría.
-Vayamos a por ese colmillo- dijo, mientras los magos, que estaban hablando se volvían muy bruscamente.
-¿¡Estás demente!?- dijo el mago que mas años parecía tener- Si vas a por ese dragón tu solo, morirás, saliste muy mal parado la última vez que fuiste a enfrentarte contra el, y entonces otros soldados te acompañaban. Morirás si vas. 
Hubo un largo silencio en el que Bruce miró a Lilian y vio unas lágrimas que brotaban de sus ojos. 
-Tiene una posibilidad- dijo el mago de la barba negra- Puede llevar la espadad de Serxd, pero aun así es muy arriesgado.
-Lo haré- dijo Bruce esbozando una amplia sonrisa.

Lilian estuvo apunto de decirle a Bruce que era una misión suicida y que no lo hiciese, pero se contuvo, necesitaba volver a ver a su hermano.
-No vas a ir tú solo -dijo decidida- es mi hermano y tú eres mi amigo, no pienso quedarme aquí sin hacer nada 

La chica miró con decisión al grupo de magos, que parecían realmente sorprendidos.
-De todos modos, yo no soy muy buena con la espada... Y ese colmillo puede serviros para la gente de vuestra aldea además de para mi hermano -se colocó un mechón de pelo negro tras la oreja izquierda- ¿Podríais entrenarme en la magia? 
El círculo de magos se cerró y comenzaron a hablar muy rápido en un idioma que ni Bruce ni Lilian conocían, posiblemente Arcano. Tras un buen rato, miraron a los chicos y asintieron.
-Partiréis en una semana -dijo el más anciano de todos-

Bruce se sintió bastante orgulloso de su amiga en aquel momento, estaba demostrando mucha valía queriendo acompañarle en la búsqueda de Kentag, y la verdad, contar con una hechicera a su lado serviría de mucha ayuda. Aunque poco podrá aprender en una semana, pensó Bruce, ante la decisión de los magos. 

Un mago se levanto, se acercó a Lilian y se la llevo hacia la puerta.
-¿Estás realmente segura de que quieres venir, Lilian?- dijo Bruce con un poco de preocupación.
Lilian tan solo asintió con la cabeza, mientras intentaba mostrar una sonrisa, acto seguido, su amiga y el brujo, desaparecieron por la puerta.
-Tu acompáñame a mi,-dijo el mas joven del grupo- te mostraré cual será tu espada y podrás usarla estos días para acostumbrarte a ella.
-Muchas gracias por vuestra compresión... ¿Podré ver como le va a Lilian con su aprendizaje estos días?-dijo Bruce tras un largo e incómodo silencio.
-El arte de la hechicería, emplea mucha concentración y dedicación, disponemos de poco tiempo- dijo el brujo- no podrás verla.

Al salir de la sala junto al mago, se dio cuenta de que ya estaba atardeciendo, el sol recortaba el perfil de las montañas y le daba a la aldea un tono anaranjado que mezclado con las hojas que volaban por las calles, le daba un toque incluso más mágico.
-¿Y bien, cuando empezamos?
-Mañana -respondió el mago y sin decir nada más, acompañó a Lilian hasta una caseta en la periferia y la dejó allí. La chica se recostó sobre un lecho de hojas cubierto por una suave manta que había dentro y el sueño la venció, pero tras lo que a ella le habían parecido minutos, oyó golpes en la puerta. Se levantó con cuidado y la abrió... Allí estaba el mago, y en sus manos llevaba algo parecido a un báculo.
-¿Ya? Si todavía no ha amanecido
-¿Quiere derrotar a Kentang o no, señorita?
Lilian asintió y fue al bosque a entrenar junto al mago, día tras día, noche tras noche... aprendió arcano y el mago la enseñó a usar la magia que salía de la naturaleza a su favor, a partir del tercer día la chica era capaz de usar ofensivamente cualquiera de los cuatro elementos y de crear un escudo usando el báculo. Avanzaba rápido, pero su magia no era muy poderosa ya que dependía de la naturaleza, ella no había nacido con el don de la magia.




Poco despues de que Lilian saliese de aquella sala, un mago de barba peliroja, que era muy corpulento y con la cara repleta de cicatrices, hizo que Bruce se levantara y le llevo por una por una puerta que salía justo al lado de una pequeña cabaña pegada a una de las murallas, hacía un tiempo maravilloso, una suave y cálida brisa que elevaba las ojas caidas calentaba el cuerpo de Bruce, todo parecía estar hecho para inducir al sueño y Bruce, no se resistió, cayendo dormido nada mas tumbarse. 

-Es hora de entrenarse- fue lo primero que escuchó Bruce, mientras un rayo de sol , que entraba por su ventana, le cegaba momentáneamente- sígueme, te mostraré tu espada y el lugar donde podrás entrenarte- dijo el mago de la barba pelirroja.
Bruce le siguió hasta que llegaron a una sala donde había justo en el centro una espada, que parecía de cristal.
-Que no te confunda su apariencia, es Suonp, el material mas resistente hasta ahora conocido.
Bruce se acercó a la espada y al cogerla sintió un cosquilleo por el brazo.
-Tiene un peso perfecto- dijo Bruce sorprendido.
-Se adapta a las capacidades de su portador- explicó el mago- mira puedes mejorar tu golpeo en esa habitación, también tienes escudos a tu disposición- nada mas terminar la frase el brujo salio de la sala y Bruce comenzó a asestar golpes a una especie de saco relleno de paja.

Los dias pasaron y Bruce pasaba las horas entrenando, cuándo al fin llegó el momento de partir hacia la lucha contra Kentag.

El brujo de barba pelirroja, le llevó a las puertas de la ciudad, iba equipado con su espada de Suonp y un escudo de hierro baneado.
A lo lejos vio a Lilian esperando junto a otro brujo a las puertas, llevaba una especie de baston en la mano y un libro en la otra.
-Mirate, pareces toda una hechicera- dijo Bruce a Lilian mientras este sonreía.

Acto seguido a que Bruce dijera esas palabras un fuerte estruendo y una gran llamarada, que quemó algunos tejados de casas de la aldea, alteraron la paz y tranquilidad de ese momento. Un gran dragón se postró sobre un saliente de la montaña que estaba al lado de la aldea. Bajó planeando a toda velocidad desde el lugar que en el que estaba apoyado y se puso entre Bruce y Lilian, dando la espalda a Bruce, un fuerte golpe con su cola le mandó a unos metros de donde estaba. Cuando abrió los ojos la cabeza cortada de Lilian estaba ahí mirandole fijamente, con los ojos abiertos. 
Tras un grito ahogado, Bruce abrió los ojos, el brillo de la luna entraba por la ventana, acompañado por una suave brisa que tenía olor bastante dulzón. Bruce tenía los ojos con lágrimas. 
-Solo ha sido un sueño- se dijo-solo eso. 
Se levantó y dio un par de vueltas por su cuarto, se lavó la cara en una pileta que había y comprobó que su espada de Suonp seguía junto a su armadura. 
-Mañana va a ser un día muy largo- dijo con breve susurro, acto seguido, se volvió a dormir al instante.

A la mañana siguiente se vistió, enfundó su espada en su vaina comió pan con pescado y salió. 

A lo lejos, Bruce veía a Lilian acercarse y llevaba una túnica muy parecida a la que llevaban los demás magos. 

-Te queda bien esa capa, lo próximo será que te salga una barba como la suya para que parezcas una maga de verdad- dijo Bruce soltando una carcajada.

Lilian llevaba semanas entrenándose junto a los mejores magos de la aldea y ya tenía bastante habilidad con bastantes hechizos. Se acababa del libro del hielo y ya era capaz de congelar enemigos a una gran distancia, además con ese examen había dejado de ser una aprendiza y llevaba la misma túnica que el resto de los magos. Salió de la sala de examen y vio a Bruce a lo lejos, le saludó con la mano y corrió hacia él, se rió con lo que dijo.
-Seguro que a mi me quedaría mucho mejor -añadió levantando una ceja y dándole un leve golpe en el hombro con el puño a su amigo- Mira -giró sobre si misma- ya no soy una aprendiza, podría lanzarte volando antes de que te dieses cuenta -Bruce resopló y rió.
Un grupo de personas se acercó andando apresuradamente hacia ellos, parecían preocupados.

-Te creo muy capaz de lanzarme volando, pero prescinde de ello- dijo Bruce con una risa.
Tras ello, un grupo de personas, que no parecían precisamente magos iban hacía Bruce y Lilian. Eran tres, dos mujeres y un hombre, parecían hermanos, los tres tenían el pelo completamente naranja, parecía fuego y la cara llena de pecas. Las dos mujeres llevaban una larga y única pieza blanca, parecía un vestido con un correaje a la altura de la cintura y una espada enfundada en su vaina. El hombre también iba de blanco salvo que tenía una daga en vez de una espada.

-Somos el oráculo- dijeron al unísono. 
Bruce y Lilian se miraron con cara de sorpresa.
-Si vais en busca de su hermano, Bruce y Lilian morirán - los tres tenían los ojos en blanco- Volved a Pilory y olvidad el pasado, o será demasiado tarde.

Eso último resonó en la cabeza de Bruce unos instantes y acto seguido, lo que eran "el oráculo" cayeron al suelo y tres hombres que iban completamente de negro llevaron sus cuerpos inconscientes lejos de donde estaban ambos. Lilian tenía la cara completamente blanca.

"Si vamos en busca de mi hermano moriremos" esas palabras no dejaban de resonar en la cabeza de Lilian. La chica observó como se llevaban los cuerpos inertes y tras eso miró a Bruce, parecía preocupado.
-¿Crees que dicen la verdad? En el gremio de magos se habla mucho del oráculo, transmiten las palabras de los 7 dioses tal cual se las comunican, sólo ellos son capaces de escucharlas y entenderlas sin morir en el intento... pero -entrecerró los ojos- ¿eso quiere decir que las palabras sean ciertas? ¿O sólo dicen lo que los dioses quieren que oigamos? -le cogió la mano a su amigo- de todos modos, si están en lo cierto... No hace falta que le acompañes, ya has hecho mucho por mi, gracias -sonrió levemente a Bruce, pero este tenía una expresión bastante seria.

Al sentir la mano de Lilian y las palabras que ésta dijo, Bruce se sintió realmente preocupado, por su cabeza pasaron todo tipo de pensamientos como huir y vivir con su pensión de militar en una casa lejos de todo, pero no, no podía no había sido entrenado para desertar, estaría al lado de su amiga.
-No, te acompañaré, tu hermano era amigo mío- dijo soltándole la mano a su amiga- tu sola no podrás luchar contra el dragón, estaré para acompañarte y encontraremos a tu hermano.
Bruce y Lilian estuvieron unos minutos ambos en silencio pensado cada uno en sus cosas. Bruce no podía dejar de pensar en la terrible muerte que podría tener.
-Vayamos a pedir consejo a los magos- dijo Bruce tras la breve pausa.

-Será lo mejor -dijo Lilian y ambos comenzaron a andar hacia en fuerte en el que se encontraban los magos.
Cuando llegaron, la joven maga llamó a la puerta y tras pronunciar una serie de palabras en arcano, esta se abrió. Delante de los chicos se extendía un amplio pasillo con las paredes de cristal, nada parecido a la parte exterior del fuerte, en la que predominaban piedras desgastadas. Al final del pasillo había un majo de túnica escarlata esperándolos con los brazos cruzados y gesto solemne.

Poco después de que Lilian pronunciara ese conjuro con el que abrió la puerta, comenzaron a caminar a lo largo de un pasillo completamente de cristal, era una zona muy cálida, ya que a través de los cristales pasaban los rayos de sol. 
Cuando llegaron al final, el mago que les estaba esperando levantó la cabeza.
-No podéis partir-dijo con gran pesar- el oráculo ha dicho lo que pasaría, moriréis si vais en busca de tu hermano, Lilian- dijo el mago tras una pausa.
Bruce no había pronunciado apenas ninguna palabra, aun seguía consternado por el futuro que le habían predicho a el y a su amiga.

-Con mis más sinceros respetos, maestro -dijo Lilian mientras miraba fijamente al mago- Creo que ya hemos llegado muy lejos como para dar media vuelta y rendirnos -desvió la mirada hacia Bruce- Además, creo que al salir de nuestra ciudad ya sabíamos que era un viaje muy peligroso... Y si no lo hubiésemos hecho, jamás hubiésemos encontrado esta aldea -bajó la vista al suelo y se metió las manos en los bolsillos de su nueva túnica- jamás me hubiese entrenado en la magia.
El viejo mago parecía sorprendido.
-Sois unos jóvenes muy cabezotas... bien, si tanto ansiáis partir, hacedlo. El futuro siempre puede variar. Pero antes de que nos abandonéis, pasad por vuestras habitaciones, os vamos a dejar algunos obsequios que harán más amena vuestra travesía. Id con los dioses -el mago puso las manos encima de los brazos de los chicos y tras esto se dio media vuelta y regresó a sus aposentos.

Sentir la mano de aquel mago sobre su hombro, hizo que Bruce de repente sintiese un cosquilleo por toda la espalda y por un momento nubló su vista y casi cae al suelo. Pero no le dio mucha importancia, llevaba días sin descansar bien.
Lilian y Bruce caminaron en en silencio hasta el punto en el que el Oráculo se desmayó. 
-Creo que deberíamos ir a por esas reliquias de las que hablaba el mago- dijo Bruce tras un largo e incómodo silencio, estaba intentando ocultar su preocupación y su miedo hacía la muerte todo lo que podía- seguramente nos sean muy útiles.

domingo, 20 de julio de 2014

Kentang.

Según dicen los escritos, tras la guerra de los mil años entre las dos únicas ciudades de Polonyus, Pylori y Nijaru, hubo una gran tormenta que duró 20 años, 20 años sin sol, 20 años de oscuridad, 20 años de frío... 
Cuándo la tormenta cesó la gran nube fue dejando de escupir agua, pero bajaron las temperaturas y las nieves empezaron a ser continuas, la superficie se congeló. 
Los habitantes de Pylori, gente hábil, con ayuda de grandes gruas de madera, se protegieron del frío con una enorme fortaleza de piedra.
En cambio los habitantes de Nijaru, empezaron a habitar las cuevas y sobrevieron como sus antepasados.
Las cosas fueron bien, hasta que la tierra escupió al dragón del hielo.

Desde la guerra, las relaciones entre los habitantes de Pylori y los de Nijaru se tensaron, ambos culpaban al otro pueblo del devastador deshielo, pero la aparición del dragón del hielo hizo que se viesen obligados a prestarse ayuda, ya que solos no eran capaces de hacerle frente.
Una vez cada 7 lunas el dragón salía de caza, y los habitantes de Nijaru necesitaban esconderse en la fortaleza de piedra de Pylori para no ser devorados, al igual que la gente de Pylori necesitaba de los alimentos del bosque que estaba al lado de Nijaru, ya que el que tenían cerca estaba repleto de cosas venenosas y más de un Pyloriano había muerto debido a eso.



Un lustro después de la aparición del dragón del hielo, al que acabaron apodando Kentang por el sonido que hacía unas horas antes de comenzar su masacre, el rey de los Pylorianos y el rey de los Nijaruianos, decidieron pactar y enviaron cada uno 100 de sus mejores hombres bajo el liderazgo del rey de los Nijaruianos, a la matanza del dragón, para así, al fin terminar con tanta destrucción.
Y pasaron las semanas y solo dos personas volvieron, un soldado de la retaguardia del ejercito Pyloriano y el rey de Nijaru.




Ambos pueblos estaban refugiados en la gran fortaleza de piedra de Pylori, esperando al regreso de sus seres queridos, los centinelas de las torres vislumbraron a lo lejos dos siluetas recortadas en la oscuridad tambaleándose hacia la fortaleza, parecía que estaban heridos. Salieron a por ellos y descubrieron que eran un soldado y el rey de Nijaru... fueron los únicos supervivientes de la misión, la verdad cayó como una piedra sobre los familiares de los caídos, que volvieron a sus casas a lamentar la pérdida. En una de esas casas, recostada contra la fría pared estaba una chica de unos 15 años, tenía los rasgos afilados y los ojos de un verde esmeralda, el pelo negro como el carbón le caía formando ondas por la espalda. 




La chica sostenía un anillo en forma de copo de nieve en la palma de su mano derecha mientras lágrimas frías como el hielo le recorrían las mejillas, su hermano mayor, que era la única familia que le quedaba, había muerto, y eso era lo único que le quedaba de él. Suspiró y miró por la ventana, el viento mecía las hojas del bosque cercano a Pylori, lo llevaba viendo toda su vida, le tranquilizaba... pero ya no, sentía como si ese hubiese dejado de ser su hogar.

Las peores noticias que podía recibir, se hicieron realidad.
Las lesiones de las piernas le impedirían volver a caminar con normalidad, se había convertido en un tullido con apenas 19 años. El jovencísimo solado de la retaguardia, jamás volvería a empuñar su espada de acero baneado y tampoco portaría su yelmo de acero para defender a los habitantes de Pylori. Era una pérdida bastante importante entre las filas del ejército Pyloriano ya que era un joven robusto y alto y de los pocos que acataban las órdenes de llevar el pelo rapado en señal de respeto.
Aún así conservaba algo que el resto de solados había perdido, su vida.

La chica lloró hasta quedarse dormida y se despertó al alba con el ruido de los ciudadanos de Nijaru abandonando la fortaleza; el peligro había pasado. Dio una vuelta por la casa arrastrando los pies, no tenía ninguna herida, pero parecía más muerta que viva ¿qué iba a hacer? esa casa le traía demasiados recuerdos, no podría quedarse allí mucho tiempo. Se miró en una basta piedra pulida que reflejaba su imagen algo distorsionada, tenía la cara enrojecida y el pelo alborotado, pero le daba igual, cogió su túnica y se la ató al hombro como solía hacer siempre para salir de casa. En cuanto abrió la puerta, el frío le golpeó con fuerza en la cara. Empezó a caminar sin un rumbo fijo durante varias horas por toda la extensión de la fortaleza, hasta que vio de lejos al único soldado superviviente, sentado sobre una roca cerca del muro de piedra que conducía al bosque.

Tras abandonar el sanatorio el soldado se dirigió a la casa que la milicia proporcionaba a los heridos de guerra, caminando con dificultad a causa de las heridas todavía abiertas y con el dolor agravado por culpa del frío. Llego a su casa y se quitó la capa y encendió un fuego para calentarse, se quedó dormido al instante. Esa noche tuvo muchas pesadillas y en todas aparecía el gran dragón blanco del hielo y en todas veía como morían de maneras distintas y dolorosas sus compañeros de la armada.
En una de ellas él mismo moría y con su muerte, se despertó al instante. Era de día, sin haberse cambiado las ropas y sin desayunar se ató la capa y salió a la fría calle en busca de un lugar donde pensar.
Acabó en la roca cercana al bosque donde una vez su padre le enseñó a silba. Estuvo unos diez minutos sentado hasta que vio hacercarse a una joven muchacha de pelo negro.

Los soldados siempre la habían intimidado pese a que su hermano siempre le había dicho que no debía ser así, pero aquel chico parecía más joven que los miembros del ejército que de vez en cuando iban a comer a casa, así que se acercó con pasos vacilantes y carraspeó para llamar su atención, parecía perdido en sus recuerdos.
- Mi her...-dijo con un hilo de voz- mi hermano formaba parte de tu pelotón -continuó con voz firme- Alex Oidelle, era -se le quebró la voz al decir la última palabra, le costaba asimilar que ya no estaba- algo más mayor que tú, parecido a mi, pero bastante más alto y con una cicatriz en la mejilla -miró al suelo y cerró los puños con fuerza- ¿sabes cómo murió? -las lágrimas estaban volviendo a sus ojos, pero debía contenerlas, no le gustaba parecer débil- ¿Luchó hasta el final?

Cuando la chica le dijo el nombre de su hermano, automáticamente recordó todos los consejos que le dio para sobrevivir cuando luchasen contra el dragón, era un buen tipo, y le costó mucho explicarle como murió.
-Si, conocía a tu hermano, era un buen hombre y un gran soldado-dijo con un hilo de voz muy débil, a causa del dolor de las heridas- El murió, defendiendo al rey, por culpa de un zarpazo de Kentang- Recordó como aquella zarpa helada segaba la vida de su compañero- luchó hasta que no pudo más, siento no haber podido traerle a casa con vida.

-Él es... -cerró los ojos con fuerza durante unos segundos- era así, siempre fiel a los suyos -bajó los ojos a las heridas de la pierna del soldado- tranquilo, no pudiste hacer nada, lo entiendo. Eso debe de doler -dijo haciendo una mueca y señalando con la cabeza una brecha que se le extendía al chico por todo el muslo-

Tras decir eso, giró la cabeza y miró los árboles que se extendían hasta donde alcanzaba la vista. Ella solía jugar allí con su hermano de pequeña, ambos corrían entre los árboles persiguiendo a las extrañas criaturas que allí habitaban, pero nunca cruzaban más allá de las montañas, no era seguro.

-Sí, duele bastante- dijo mientras se acariciaba la pierna, para calmar el dolor-, pero hubiese preferido morir allí ¿sabes? no me queda absolutamente nada aquí y ahora soy un maldito tullido, no puedo luchar y nadie me dará un trabajo, ahora no valgo para nada.- Tras terminar la frase, el solado vió como una lágrima caía por la mejilla de la chica, mientras contemplaba el extenso follaje.- Siento lo que he dicho.- Dijo, tras eso hubo un largo e incómodo silencio- Por cierto, no me has dicho tu nombre.

-No deberías decir eso, agradece estar vivo... hay gente que no ha tenido tanta suerte como tú ¿sabes? -dijo con la voz fría y manteniéndole la mirada, pero no fue capaz de reprimir un par de lágrimas- además, seguro que hay algún modo de curar eso, nunca he confiado de todo en los médicos de aquí, no tienen mucho material con el que trabajar -agitó la cabeza para apartarse un mechón de pelo negro que le había caído en la cara- Lilian, Lilian Oidelle -retrocedió un par de pasos y se sentó en una roca que había en frente de la del chico- mi padre era Jace Oidelle, el médico de aquí, por eso te lo digo... aquí no tienen muchos recursos, no deberías ser tan negativo ¿y tú cómo te llamas? -la verdad es que nunca le había importado mucho la vida de las otras personas, pero era agradable poder hablar con alguien en estos momentos.



-Siento haberlo dicho, es solo que... Ahora me siento un inútil, no puedo hacer absolutamente nada- El dolor que le causaban las heridas cada vez iba a mas, por culpa del frío- No me suena tu nombre, pero...¿Sabías que el apellido Oidelle es de procedencia Nijauiana?- dijo con con un tono bastante burlón- Sí, conocía a tu padre, el me vendó el brazo cuando me caí de una tapia de la gran muralla jugando con unos amigos- No sabía muy bien porque le estaba contando aquellas cosas a esa chica que nunca había visto- Me llamo Bruce, Bruce Gotten, encantado.

Lilian levantó ambas cejas y esbozó lo que podría considerarse la sombra de una sonrisa, la primera desde la muerte de su hermano.
-¿De Nijau? ¡Antes muerta! -dijo soltando un sonoro bufido, pero el chico tenía razón, sus ancestros eran de allí, antes de la guerra de los 1000 años ambos pueblos convivían en harmonía como uno solo- Encantada, supongo.
Una ráfaga de viendo atravesó las puertas de la muralla y se metió entre la túnica de la chica, provocándola un escalofío que la devolvió a la realidad, la asquerosa realidad.
-Ayer, en el Bar del oeste de la fortaleza, oí hablar a un par de hombres sobre un médico que habita en una cueva de las montañas heladas -las lágrimas se le habían congelado en las mejillas, así que se las empezó a quitar con las uñas, no debía de ser una imagen muy agradable- pero iban por la tercera jarra de Hidromiel, dudo que dijesen nada coherente.

-Oh, creeme que sí, en las guardias de noche en las puertas de Pylori, tenía mucho tiempo para estudiar las ascendencias de los nombres y apellidos mas comunes de Polonyus y tu eres bastante Nijauina- Bruce continuó con ese tema, para apartar el de la muerte del hermano de Lilian- Pero no debes sentirte mal por tener esa ascendencia, son gente realmente agradable.- Tras unos segundos en silencio, sintió como el helado frío del norte se colaba por las puertas de la muralla, haciéndole retorcerse de dolor.
-No conozco ese bar- Estaba mintiendo, ese lugar era muy frecuentado por los soldados en sus ratos libres, ya que estaba al lado del cuartel, pero sin saber el motivo, quería pasar algo de tiempo con Lilian, ya que no tenía a nadie con quien hablar- ¿Me podrías llevar hasta el?- Bruce comenzó a reir de una manera leve, cuando sin apenas resultado intentaba quitarse las lagrimas heladas de la mejilla- Si te humedeces los dedos con saliva se quitan mejor.









Lilian entrecerró los ojos e hizo lo que el soldado le había recomendado, y en efecto, en nada volvió a tener las mejillas secas, aunque ahora eran los dedos los que tenía medio-congelados así que se frotó las manos con fuerza.
-El bar ha cerrado. Por lo que he oído, Ewin ha perdido a su marido y no se ve capaz de llevar el negocio sola -definitivamente hoy no era ella la única persona que lo había perdido todo, y eso en cierto modo la reconfortaba... ¡no! ¿cómo podía estar pensando eso? sacudió la cabeza para olvidarlo- es una lástima todo lo que está pasando, si pudiese, acabaría con ese maldito dragón yo misma -resopló y miró a su nuevo ¿amigo? no, más bien compañero de desgracias- lo que sí que tengo claro es que no pienso quedarme aquí ni un minuto más, todo me trae demasiados recuerdos.

-Pues menuda faena, no me vendría mal un médico antes de que esto termine en gangrena y tengan que amputar ambas piernas- un profundo escalofrío le recorrió el cuerpo con esa imagen- Sí, ha sido una tragedia para todos, al menos ahora los caídos están bajo la protección de los Dioses- Posiblemente eso no sería consuelo para Lilian, pero era lo único que Bruce podía hacer por su nueva amiga.- ¿Y dónde tienes pensado ir? No hay muchos lugares donde te puedas refugiar del frío.

La chica se levantó de la fría roca y agitó la túnica para quitar los restos que se le habían pegado. Le rugía la tripa, pero no se veía capaz de comer así que le dirigió una mirada decidida a su amigo.
-Si de verdad existiesen esos dioses, no hubiesen permitido que una criatura como Kentang morase estas tierras -se cruzó de brazos, pensativa- ¿Conoces el bosque que hay entre el desierto de los dragones y Nijau? ahí hace un poco menos de frío, el calor que irradia el volcán del desierto funde la nieve. Pero es arriesgado, la cueva de Kentang está cerca y los Nijaurianos no estarán contentos de tener gente de Pylori tan cerca de su pueblo -ladeó la cabeza, haciendo que la larga cabellera negra le cayese por un hombro- supongo que es una estupidez pedirte que me acompañes, aunque ahora que lo pienso, quizás esos hombres tuviesen razón sobre lo del médico de las montañas, hay leyendas sobre un antiguo pueblo mágico que allí habita, pero claro, son leyendas -Lilian hizo una mueca, no estaba bien lo que le estaba pidiendo, además estaba tomando decisiones de una manera demasiado espontánea-

-Si hubieses visto lo que yo he tenido que ver en las batallas te aseguro que si creerías en los Dioses- Hablar de estos temas siempre había incomodado a Bruce- Claro que conozco ese bosque y te podría llevar encantado, pero... ¿Que gano yo con eso?- Bruce estaba realmente soprendido con la petición de Lilian, se acaban de concer y le había pedido que le acompañase hasta ese bosque ha sabiendas de su estado, eso hice que su instinto de soldado se activase he hiciese la pregunta mas equivocada de su vida- Aún confías en que tu hermano viva, ¿no es así?


Abrió mucho los ojos, Bruce había calado sus intenciones casi al instante.
-Sé que es una posibilidad muy remota -agarró la tela de la túnica con fuerza, nerviosa- pero no sería la primera vez que pasa ¿verdad? hace 6 años -dijo mientras respiraba agitadamente- encontraron a un soldado muerto en el bosque encantado, pero el cadaver era reciente, y le dieron por muerto meses atrás ¿y si a mi hermano le pasa lo mismo?

Estaba empezando a convencerse a si misma, y eso le daba miedo, quizás estuviese depositando sus esperanzas en una mentira y estuviese arrastrando a este chico a una muerte segura, pero tenía una corazonada.

-Las montañas nos pillan de camino, debemos cruzarlas -la chica se acercó a las heridas del soldado- y en el supuesto pueblo de las montañas -''el cual dudo que exista'' se dijo a si misma- es la única salvación para tus piernas, eso es lo que ganas.

-No estés nerviosa- dijo con una voz compasiva, mientras se calentaba las piernas con las manos- en una situación así yo también pensaría que mi familiar está vivo, sinceramente veo muy difícil esa posibilidad- dijo con dureza- pero si lo está lo encotraremos- estaba mintiendo, sabía con mucha certeza que no le encontrarían, pero necesitaba a ese médico con mucha urgencia.
-Entonces...¿A qué hora partimos?

Aquí cada uno tenía un interés particular, y ella lo sabía, intuía que Bruce estaba seguro de que su hermano había muerto, y quizás ella también lo estuviese, quizás lo único que quería era alejarse de la fortaleza por un tiempo. Pero no podía hacerlo sola, no con los peligros que había ahí fuera.
- ¿Qué te parece hoy a media noche? -susurró decidida- se supone que yo ahora soy una huérfana de guerra, no me dejarán salir, me meterán en uno de... esos lugares -se estremeció al pensar en aquellos niños delgados a los que cuidaban en el edificio gris, si a eso se le puede llamar cuidar, claro- debo salir escondida de algún modo, y cuanta menos luz haya, mejor. Además, debemos preparar provisiones y algún arma -la simple idea de ir armada le resultaba interesante ya que su hermano siempre se había negado a que tocase su espada, por mucho que ella se lo pidiese, y obviamente eso incitó más a que se la robase por las noches y practicase con ella- y bien... ¿qué te parece? ¿algo que añadir?









Para Bruce hablar con Lilian era bastante incómodo, ella se quedaba callada mirando al infinito y Bruce sabía que en su interior una llama de esperanza estaba naciendo en su interior pensando en su hermano y en que aún podía estar vivi, y eso le hacía sentirse incluso algo mal, porque la iba a acompar por intereses propios.
-Creo que es mejor que, estemos en la puerta 7, seis minutos antes de media noche, es justo el momento del cambio de guardia y en esa puerta hicieron un pequeño pasadizo por si alguna vez surgía la necesidad de un ataque sorpresa al exterior.- En cierto modo, quería impresionarla con sus conocimientos sobre la muralla- Y descuida, te prometo que no acabarás en ese orfanato- "No creo que ninguna familia te adoptase" pensó- De acuerdo tu lleva una bolsa con provisiones y te prestare mi espada, yo llevaré mi mandoble.

La chica asintió y ambos comenzaron a andar hacia sus respectivas casas a prepararse, sin despedirse. El viento atravesaba las puertas y las ventanas de las casas del interior del fuerte provocando un ruido agudo, pero bastante agradable, así que Lilian se centró en ese sonido y poco a poco dejó de oir las voces de las personas hablando en cada esquina sobre la desgracia.
Llegó a su casa y vació la despensa en un saco, que luego ató con una cuerda. Sabía hacer nudos, hace años iba con gente de su edad a pescar ranas al río... ahora ese recuerdo le parecía muy lejano. Se puso tres blusas, una encima de otra y luego su vieja túnica por encima, a la que ató el saco. Pesaba como un perro muerto, pero estaba segura de que podría llevarlo durante bastante tiempo. Las horas pasaron y se encontró puntual con Bruce en la puerta 7. Llevaba la capucha puesta y esta le tapaba la mitad de la cara, esperaba que la reconociese.

Nada mas llegar a su casa, Bruce se puso su pesado uniforme de batalla y se miró orgulluso en una especie de espejo que había en vestidor, jamás volvería a andar con normalidad y la sonrisa que esbozaba enseguida se convirtió en una amarga expresión que desembocaron en unas cuantas lágrimas pensando en todo lo que se perdería.
Pero en seguida se secó, y se puso encima el poncho de piel de Trasgo para protegerse del frío y se anudó por encima la capa para camuflarse lo máximo posible con la noche. Cogió el pesado mandoble y enfundó su espada en el cinturón.
Llego un minuto tarde a la puerta 7, pero Lilian ya estaba esperando.
-¿Estás lista?- preguntó retoricamente- Sígueme, el pasadizo está a unos metros de la puerta, basta con mover un poco esa roca.
Lilian siguió los pasos de Bruce, pisaba donde él pisaba ya que casi nunca había salido de su casa de noche y sus ojos no estaban acostumbrados a la oscuridad. Llegaron al pasadizo y ayudó al chico a mover la roca. La luz de la luna se colaba por los entresijos del pasadizo y le daba a las paredes un tono azulado, aunque conforme avanzaban se iba haciendo más oscuro.
- ¿Queda mucho? -preguntó en un susurro, y al instante se arrepintió, era una pregunta demasiado infantil, pero las paredes del pasadizo estaban muy cerradas y tenía un poco de claustrofobia-
-El muro tiene un grosor de veinte metros,-le dijo a Liliam- pero este pasadizo es más extenso, porque está diseñado para preparar una emboscada y salir justo al lado del enemigo, pero tranquila quedarán unos 30 metros, además en poco el pasadizo aumenta su tamaño y podrás ponerte de pie- Continuaron el camino en silencio y cuando llegaron al final Bruce empujó la piedra como una vez en su adiestramiento le enseñaron. Hacía un frío helador, y el viento aumentaba esa sensación.- Bueno ya estamos- soltó Bruce nada más salir- Empecemos a caminar y avísame si ves algún Solanum, te arrancan la cabeza solo con acariciarte- dijo mientras sostaba una fuerte carcajada.

En cuanto salieron del del pasadizo, el frío les arremetió con fuerza y Lilian sintió como si le diesen un puñetazo en la cara con una mano helada.
- ¿Qué? -dijo parándose en seco- ¡No tiene gracia! ¡Dame la espada ahora mismo! -estaba respirando agitadamente, y el frío hacía que se le helase la garganta. Una gruesa capa de escarcha cubría el tronco de los árboles y de las hojas caían carámbanos de hielo, aun así, si te fijabas bien podías encontrar frutas de todos los colores escondidas entre el monótono blanco invernal, pero no debían comer nada, al menos no en ese bosque.

-Jo, que poco sentido del humor tienes- dijo Bruce con gran pesar- aquí tienes la espada, pero ten cuidado con ella y no la uses a no ser que sea, estrictamente necesario, esto no es un juguete- Posiblemente Liliam ya lo supiese, ya que su hermano, también usaba armas así- Ahora debemos decidir, seguimos el Sendero del Pájaro Azul o vamos hacía las montañas atravesando el bosque?- Para Bruce y sus piernas lo mejor era el Sendero, pero era mas fácil que les descubriesen, pero ir por el bosque les resguardaría bastante del frío.

Apoyó las manos en las rodillas y suspiró profundamente aliviada... así que era broma ¿cómo podía haber sido tan tonta? estaba acostumbrada a tratar con los amigos de su hermano, altos cargos del ejército que todo lo decían en serio y con el ceño fruncido, pero definitivamente Bruce no era así.
- Quizás en algún momento tengas que enseñarme a usar este trasto bien -dijo blandiendo la espada enérgicamente en el aire- he estado aprendiendo por mi cuenta, pero claro, no es lo mismo -rió levemente y entornó los ojos para mirar los dos caminos, que se bifurcaban y se extendían hasta donde alcanzaba la vista- creo que será mejor el sendero, pero debemos encontrar algún lugar donde pasar la noche, se avecina una tormenta por el norte y quizás nos impida avanzar durante unas horas -dijo señalando el cielo con la mano que tenía libre de la espada-

-No es tan difícil como los soldado hacemos creer, en un combate olivas todo tu adiestramiento y acabas dando palos de ciego, y solo piensas en como defenderte de los ataques del otro- dijo quitando importancia a sus capacidades como espadachín- Sí tal vez sea mejor ir por el sendero- Menos mal que iban a ir por ahí, pensó Bruce- No hay muchos sitios donde refugiarnos, pero basta con que hagamos el campamento en la cara sur de una gran roca y estaremos protegidos, pero Lilian, ¿cómo sabes que viene una tormenta por el norte?- preguntó bastante sorprendido

Lilian envainó la espada en la funda de su hermano que había cogido de casa y llevaba atada a la cintura. Escuchó a Bruce atentamente sin dejar de andar, lo que le costó varios tropiezos.
- ¿Y cuánto nos queda para llegar allí? -preguntó preocupada mirando al cielo, la gran nube cada vez se acercaba más a donde ellos estaban y había comenzado a hacer viento, mucho viento- Oh, mi madre -'la cual murió en una tormenta...irónico ¿verdad?' pensó la chica- me llevaba con ella a trabajar en los cultivos, y ahí es muy importante conocer el tiempo que hará... y hay cosas que delatan una tormenta -dirigió los ojos a su amigo y esbozó una media sonrisa- quizás te las enseñe cuando tú me enseñes a usar la espada, estoy seguro de que sabes hacer algo más que agitarla como si fueses un mono rabioso.

-No suelo acampar mucho, detrás de grandes rocas, es mas nunca me había escapado de la gran muralla, a si que no se cuanto falta para la mas cercana, aunque espero que mucho- al terminar la frase, empezaron a caer los primeros copos de nieve de la tormenta anunciada por Lilian- Aunque debemos darnos prisa, seguro que en poco, cae con mas fuerza- dijo bruce, preocupado por sus heridas- Y descuida mañana mismo te enseñaré algunos movimientos básicos con la espada, aunque es mucho mas importante el juego de piernas- En el fondo a Bruce le era indiferente saber como detectar una tormenta, pero era necesario que Lilian supiese defenderse, por si el en algún momento no podía- Eres afortunada, yo no conocí a mi madre y mi padre era soldado, y de lo único que hablaba era de la guerra de los mil años.

Lilian entornó los ojos al oír a Bruce decir lo del juego de piernas, no sabía si lo había hecho a propósito, pero le dolía que su amigo pudiese perder la capacidad de combatir, que según lo poco que le conocía, era lo que le definía.
-¿Entonces no le solías ver mucho por casa? -preguntó, y se sintió mal al instante, en Pylori les decían a los niños desde pequeños que meterse en vidas ajenas no estaba bien- disculpa, no quería...
La chica dejó de hablar de repente, la nieve estaba empezando a caer con mucha más intensidad y si no encontraban un sitio donde refugiarse rápido, morirían congelados.
- ¡Debemos darnos prisa! -gritó nerviosa- ¡Corre! ¡Cojamos madera por el camino!








Tranquila, no pasa nada, no, no estaba mucho por casa, pero le veía sus días de descanso, y entonces lo pasabamos bastante bien- hablar de eso le recordaba lo solo que estaba, pero debia parecer fuerte delante de Lilian para que no se preocupase- Allí se ve una roca, no es muy grande pero para hoy nos valdrá- la verdad, el comentario de ¡corre! vamos a por madera, por su condición claro- Será mejor que vayas tu a por la madera y yo iré montando el campamento e iré sacando provisiones.

En cuanto vio su reacción se dio cuenta de que no debía haber dicho eso último, pero le parecía innecesario volver a disculparse, bueno, más bien el hecho de disculparse en si le parecía estúpido ¿qué iban a arreglar unas simples palabras?
- Es un buen plan, ten -dijo sacando una gran tela de color granate que tenía en el saco- esto servirá, siento no tener más... nos vemos en la roca, ahora vuelvo
Lilian se ató la túnica con más fuerza y empezó a correr hacia donde el bosque estaba más espeso y había ramas más bajas, antes de adentrarse se despidió con la mano de él, aunque tampoco iba a tardar mucho. Pese a estar totalmente congelado, se oían ruidos dentro del bosque, debía de haber bastantes animales.
La muchacha sacó la espada y empezó a cortar ramas, que fue guardando en su saco, cuando ya llevaba más de una docena, vislumbró a lo lejos un conejo, bueno, quizás fuese una liebre. El animal estaba aturdido por el frío, así que la chica se fue acercando a él con la espada en alto, dispuesta a cazarlo, pero el animal se giró cuando ella estaba apunto de asestarle el golpe mortal. Tenía los ojos negros y el pelaje cubierto de nieve... no, definitivamente no podía matarlo, así que guardó la espada y lo envolvió con el forro de la túnica para que no se congelase mientras emprendía el camino de vuelta, anduvo durante unos instantes y vio a Bruce a lo lejos, aceleró el paso.

Vio a Lilian alejarse hacia el bosque hasta que ya no la distinguía por culpa de la nieve y el espeso follaje.
Empezó a montar la tienda con un eje de madera y quito la nieve donde doririan, extendió dos pieles de oso donde dormirian y salió al frío paramo e hizo un circulo de piedras donde harían la hoguera para calentarse y esperó a Lilian unos minutos.
Cuando la vio acercarse, tenia un conejo en los brazos.
-Muy bien, ¿esa es la cena? ¿por que no está muerta?
-Pensé que te gustaría más 'al dente' -bromeó ella, pero la verdad es que se sentía mal por no poder haber matado al conejo- de todos modos el pobre está en las últimas, no creo que aguante mucho más.
Dejó al animal en el suelo encima de una piel de oso y le echó un vistazo a la tienda, la verdad es que no estaba nada mal, les serviría para pasar la noche... aunque en esos momentos se alegraba muchísimo de haberse puesto tres blusas. Se acercó a la hoguera y fue colocando las ramas que había recogido, colocó las más secas por encima, sería fácil encender el fuego.
-Eh, ¿me ayudas a encender esta cosa? -preguntó desviando la vista a donde estaba Bruce, el chico estaba observando el conejo de espaldas a Lilian-

Bruce sacó su mandoble de hierro para acabar con la vida del conejo y tener algo que llevarse a la boca, pero mientras lo sacaba de la funda de su espalda el conejo le miró y simplemente no podia matarlo, la mirada inocente de aquel animal era mas fuerte que cualquier escudo jamás forjado, sabía que Lilian le estaba mirando, no podia parecer débil, tenía que pensar algo.
-El mandoble es demasiado grande para matarlo- dijo Bruce con mucha frialdad- hay que hacerlo con un cuchillo, si no no quedará suficiente carne- Bruce entonces se metió en la tienda. Se retiró las fundas que le protegian las piernas y empezó a aplicarse una pomada que le olia realmente mal, pero le calmaba unos horas. Pero recordar la mirada inocente de ese conejo hizo que se le saltasen unas lágrimas, que se secó enseguida, ya que Lilian podía entrar en cualquier momento.

Lilian se fijó en como el muchacho vacilió con el mandoble de hierro y por un instante pensó que quizás le hubiese pasado lo mismo que a ella, pero se quito esa idea de la cabeza, él era un soldado, se supone que tienen la sangre muy fría. Se sentó en la entrada de la tienda abrazando las rodillas con los brazos para mantener el calor corporal y estuvo así un buen rato. Oía los pequeños gemidos del chico al aplicarse la pomada, y eso le dolía un poco, no le gustaba que la gente sufriese, así que desvió la mirada al conejo para distraerse, pero le vio echado en el suelo, con los ojos cerrados y respirando entrecortadamente.
- ¡Bruce, Bruce! ¡sal de ahí! -dijo a media voz mientras se acercaba al moribundo conejo. El chico salió y Lilian le dirigió la mirada, tratando de contener las lágrimas- le pasa algo, no está bien

Mientras Bruce se volvía a colocar las protecciones para las piernas, escuchó a Lilian llamándolo, pero se tomó unos minutos para salir, pero cuando lo hizo, deseó no haber salido porque la imagen era la mar de desagradable. Lilian tenia los ojos rojos y brotaban grandes chorretones de lágrimas y en su regazo estaba el conejo que no pudo matar expulsando un espeso liquido amarillo por su boca.
-¿Qué narices le pasa?- preguntó Bruce.
-¿¡Que qué narices le pasa!? ¿¡Acaso no lo ves!? -le espetó Lilian de mala gana- ¡Se está muriendo! ¡Y no es por el frío! -añadió bastante preocupada- creo que se ha intoxicado, debe de haber comido algo en mal estad...-paró de hablar a la vez que el conejo lo hizo de respirar, la chica apretó los labios con fuerza y le acarició el pelaje, cuando de repente notó algo raro- Bruce, mira, es un bulto...no, una picadura -le revolvió el pelaje con más fuerza y la encontró, tenía dos agujeros y de ella salía un pus verdoso con bastante mal olor- esto no es bueno, nada bueno

Intentó tomarse lo mejor posible los gritos de Lilian, y para eso lo mejor que podía hacer era ignoralos, no quería empezar una discusión.
Se acercó a la los dos agujeros y los examinó de cerca.
-Es una picadura de serpiente de dos cabezas, ha tenido la mala suerte que le ha picado la cabeza venenosa, corre a la tienda y ten cuidado.
-He leído sobre ellas -dijo Lilian calmándose poco a poco mientras se refugiaba en la tienda- habitan en lugares como estos, aunque nunca he visto ninguna en persona -le echó un vistazo al cadáver del animal- no creo que podamos comérnoslo, no es seguro -sabía que eso último era inncecesario decirlo, al fin y al cabo, seguro que Bruce había recibido alguna clase de entrenamiento especial y sabía sobre el tema.
Lilian fue hasta su piel y se recostó sobre ella, sacó la espada y comenzó a examinar la hoja con cuidado.
-Deberíamos descansar, ¿Crees que es necesario hacer guardia?

La verdad, es que la calma que demostraba Lilian ante una serpiente de dos cabezas sorprendía mucho a Bruce.
-Esta noche no tendremos cena,no, pero creo que tengo algo de harina en la bolsa por si tienes hambre de noche- Bruce en los días que tenía libres del ejército no tenía nada para comer se llevaba eso a la boca, esperaba que a Lilan no le importase mucho- No creo que sea necesaria las guardias pero yo voy a estar despierto unos minutos mas por si veo a la serpiente y puedo acabar con ella, no me hace gracia la idea de que se cuele dentro de la tienda mientras dormimos.
-Harina... -susurró Lilian pensando que su compañero estaba bromeando, pero al ver su expresión se dio cuenta de que no era así- dudo que consigas dar caza a la serpiente, esos bichos son muy escurridizos, además nunca viajan solos, aunque caces una, habrá más -se dio cuenta de lo pesimista que sonaba y decidió cambiar de tema- Bruce -le estaba empezando a entrar el sueño, poco a poco se le cerraban los párpados, así que se recostó hasta sobre la piel para que su cara no quedase visible. La superficie estaba suave, pero a la vez dura, extremadamente dura... le iba a costar quedarse dormida allí- ¿crees que hay más dragones aparte de Kentang?

La verdad es que Lilian tenía razón sería muy difícil que acabase con las serpintes.
-Bueno partiré el conejo y lanzaré los lanzaré lo mas lejos posible para que no de acerquen mucho a la tienda.- a Bruce esas serpientes le causaban verdadero pánico.
-¿Mas dragones...?-esa pregunta a Bruce le estaba muy grande- bueno, si Kentag es hembra posiblemente haya mas de uno, pero espero que no sinceramente.- Pero cuando había terminado la frase Lilian ya se había dormido.

La luz del alba comenzó a entrar en la tienda, la tormenta había cesado y el sol hacía que la temperatura fuese bastante más agradable. Lilian comenzó a abrir los ojos poco a poco, en un principio pensó que estaba en casa, con su hermano, y que al bajar iba a encontrárselo preparando el desayuno pero siempre, pero en cuanto recordó todo, el mundo se le cayó encima. Bruce estaba sentado en la puerta mirando al exterior.
-¿Cuanto tiempo llevo dormida? ¿por qué no me has despertado? -preguntó mientras soltaba un gran bostezo y se encogía sobre si misma, tenía hambre- Deberíamos seguir avanzando


Tras cortar el conejo en varios pedazos, los lanzó lo mas lejos posible y acto seguido comenzó a escuchar los siseos de las serpientes de dos cabezas, pero luego nada, solo el silbido que hacía el viento al pasar entre dos rocas. También escuchaba a Lilian respirar y el sonido del fuego, todo eso poco a poco hizo que le entrase sueño y medio dormido consiguió llegar a la tienda y dormirse al instante.
Esa noche tuvo sueños bastante borrosos y oscuros aunque no eran pesadillas, uno de esos sueños hizo que se despertarse cuando iba a empezar el amanecer y Lilian seguía dormida.
Bruce salió de la tieda y recogió unos frutos verdes comestibles para el desayuno.
Cuándo volvió esperó unos minutos y Lilian apareció.
-Debes tomarte las cosas con mas calma, hoy hace un bue día, tomemos el desyuno y sigamos caminado- dijo Bruce con un tono bastante relajado.

Lilian entornó los ojos mirando a su amigo y expulsó todo el aire que tenía dentro, tratando de relajarse.
-Claro, tienes razón -comenzó a sacar las provisiones del saco con cuidado y las extendió delante de Bruce- elige lo que quieras, creo que en este bosque no podemos cazar, los animales podrían haber comido algo venenoso -un rayo de sol entró por un hueco de la tienda y deslumbró a la chica, haciendo que tuviese que taparse los ojos con el brazo- ¡Hace meses que no había visto un día tan bueno! -rió levemente y eligió una rebanada de pan duro de entre las provisiones, el chico hizo lo mismo. Comieron tranquilamente y guardaron todo de nuevo. Ambos muchachos salieron de la tienda y la desmontaron, para después empezar a caminar por el bosque en dirección a las montañas durante un largo rato.
-Mira -dijo la chica señalando algo que se movía entre los árboles- ahí detrás... ese pájaro tiene el tamaño de un buey adulto -añadió sorprendida- ya hemos caminado suficiente, ¿no crees? -preguntó alzando una ceja, con los ojos brillándole por el entusiasmo-
-Si es tan grande dudo que sea muy rápido, con un poco de suerte, esta será nuestra cena- dijo Bruce mientras sacaba su pesado mandoble y se acercaba de espaldas al pájaro- hazte a un lado,¿ no querrás mancharte de sangre las ropas?- dijo Bruce mientras soltaba una risa.
Bruce se acerco al pájaro de espaldas y clavó con fuerza el mandoble en la espina dorsal del pájaro, escuchó un leve grito de Lilian.
-Tranquila, no ha sufrido, ha muerto al instante, hay carne suficiente para un par de días.Ven ayudame a cortar las partes comestibles- dijo Bruce con impaciencia.

Lilian se acercó temblando hacia el cadáver del animal. La sangre había teñido la nieve de rojo, y la verdad es que no era una imagen muy agradable. Sacó la espada con cuidado y se colocó al lado de bruce, mirando al pájaro.
-Claro, dime dónde hay que cortar -del cuerpo no salía ninguna clase de fluido extraño además de la sangre, y prácticamente no olía, eso era una buena señal- ¿habías visto antes un animal así?
-No tengas miedo, que muerde- dijo Bruce mientras sonreía orgulloso de su caza- Basta con que le cortes las alas y la cola, yo me encargaré de la cabeza y las patas, también lo trocearé- empezaron a cortar sus respectivas partes en silencio.- Es un pájaro Grisi, son muy comunes fuera de las murallas- al terminar la frase Bruce le cortó la cabeza al animal y empezaron a quitarle las plumas y a trocearle.- Coge un saco negro que hay en mi bolsa, llénalo de nieve y empieza a meter pedazos, así se conservará mejor.
-¿Se supone que eso era un chiste? -dijo Lilian soltando una pequeña carcajada- no sé si reirme o llorar...
Descuartizaron al animal en silencio hasta que de él solo quedaron los huesos y algunos trozos de carne. La chica cogió el saco negro e hizo lo que Bruce le dijo, en nada volvieron a avanzar por el bosque, pero esta vez seguros de que comerían.
-¡Mira! -las montañas recortaban el horizonte a lo lejos- ¡ya casi estamos llegando a las montañas! -se paró en seco- pronto vamos a dejar de estar en territorio de Pylori, debemos tener cuidado

-Debemos tener bastante cuidado porque hay bastantes trampas que solo los los de Nijaru saben localizar, pero es fácil saber cuando vamos a estar en territorio Nijaruense- dijo Bruce con bastante suficiencia- la nieve tiene un tono mas amarillento, ¿te habías fijado alguna vez?
No, nunca -dijo sorprendida- ¿es por las cenizas que desprende el volcán?
Llegaron al pie de la montaña y comenzaron a subirla, no encontraron trampas por el camino pero el terreno se hacía cada vez más empinado y les era más difícil avanzar. Se habían parado a descansar en una ladera cuando oyeron algo salir de entre las rocas. Lilian casi se cae del susto al verlo, a simple vista parecía una especie de dragón, pero no tenía alas, y la cola se subdividía en cinco partes, cada una de ellas con una terminación afilada que parecía venenosa... la criatura mediría algo más de tres metros y era de color negro, aunque con el sol tenía reflejos verdosos.
-¡Bruce! -gritó la chica sacando la espada mientras la criatura corría a avalanzárseles encima y los dos amigos saltaban a la nieve para esquivar la envestida.
-¡Ve detrás de esos arbustos!- gritó Bruce a Lilian mientras sacaba su mandoble- ¡no te muevas!
Bruce corrió a pesar del dolor de sus piernas hasta la parte de atrás de esa criatura y con el mandoble consiguió cortarle dos de las cinco colas que tenía.
La criatura soltó un fuerte rugido y mientras comenzaba a brotar la sangre de esas dos colas cortadas, la criatura dió un zarpazo al pecho de Bruce que hizo que se perdiese el conocimiento durante unas horas.
Cuando se despertó lo unico que había era nieve, Lilian ya no estaba allí.



Lilian se escondió entre los arbustos y observó la pelea, al instante se sintió una cobarde. Vio como Bruce peleaba contra ese ser y cómo lo dejaba inconsciente, la criatura se estaba acercando a su amigo para darle el golpe final, pero no lo iba a permitir. Salió de los arbustos y le lanzó una roca al reptil, haciendo que se girase hacia ella. La chica empezó a correr por la espesura del bosque mientras la criatura la perseguía, el bicho era mucho más rápido que ella, en nada la alcanzaría. Cuando solo los separaban algo menos de cinco metros, la criatura soltó una llamarada por la boca, que le dio de lleno en la espalda a Lilian e hizo que se cayera al suelo gimoteando. La chica vio a la criatura acercarse a ella, al igual que había hecho con Bruce y en ese momento supo que no iba a salir de ahí con vida, estuvo apunto de cerrar los ojos y dejar que el reptil la mordiese para acabar con todo, pero recordó lo que le dijo Bruce, en situaciones de vida o muerte los soldados no son tácticos con la espada, se limitan a defenderse así que mientras la criatura abría sus fauces y se abalanzaba sobre ella, agitó la espada hacia ella, una y otra vez, haciendo que retrocediese. El monstruo estaba cada vez más furioso, y en un último intento, se echó sobre Lilian, que pegó un grito y blandió la espada con fuerza mientras cerraba los ojos. Luego solo hubo silencio. Por un instante pensó que estaba muerta, pero luego sintió el dolor de sus quemaduras y abrió los ojos... y allí estaba la criatura, tendida en el suelo y con la cabeza a más de dos metros de distancia del cuerpo.